• Maite R. Ochotorena

Bocaditos de Suspense: «Bájate del coche»



—Bájate del coche si tienes bemoles...

—Oiga no, que no ha sido nada, apenas un toque, no hay para enojarse tanto...

El otro aún se enerva más, se acerca a la ventanilla y le muestra un bate de béisbol.

—¿Ves esta maravilla? Es mi «revientagilipollas», y como no te bajes ahora mismo del p... coche, ¡te juro que la vas a probar!

—Por favor, cálmese, mire, yo me voy y lo dejamos estar...

Arranca el coche y acelera en primera, con cuidado, porque el del bate está demasiado cerca y no quiere arrollarle.

—¡Serás!

Levanta el bate y golpea la luna delantera, una y otra vez, con furia, el rostro encendido, los ojos inyectados en sangre... Golpea, una y otra vez, brutalmente, hasta hacer el cristal añicos. El conductor no ve nada, y frena con brusquedad. Grita pidiendo socorro.

—¡Chilla nenaza! ¡Ahora verás!

Empieza a golpear también la ventanilla, la aporrea y la aporrea, hasta que la revienta. Entonces alarga una mano de hierro y agarra al aterrado conductor de la solapa de su chaqueta, para obligarle a salir. Como no abre la puerta, tira de él y lo saca a través del hueco que acaba de abrir, arrastrándole sin misericordia.

Un grupo de curiosos les rodea, pero nadie interviene.

—por favor, por favor... Le pagaré, haré lo que quiera, pero cálmese... —lloriquea el conductor.

El otro, un camionero fornido, suelta una risotada colérica, y le empuja para que caiga al suelo. Luego levanta el bate en el aire y enseña los dientes. Está furioso.

—Dios, por favor, Dios... —gimotea el conductor.

—Dios no va a venir a verte hoy, lameculos...

Un silencio sobrecogedor se hace alrededor, cuando el del camión levanta el bate listo para asestar un golpe fatal a la cabeza de su víctima, que se encoge llorando y suplicando...

—...¡papá!

Una chiquilla de unos siete años se baja de la cabina del camión y corre hacia su padre, abrazándose a él. La gente alrededor suspira aliviada al ver el enternecedor encuentro de la criatura con su padre.

—Papá... ¿Vas a dejarle vivir? ¡Mátale! ¡Ahora! #bocaditosdeintriga #bocaditosdesuspense #bocaditosdeterror #bocaditosdemisterio

#Bocaditosdesuspense